Zoroquiain, los felices años, siglo XX.

Zoroquiain a principios del siglo vivía en pleno apogeo, todas las casas tenían gente, era un hervidero de vida. Pasaban cosas, muchas cosas, el día a día, lo habitual. Gracias a sus antigu@s vecin@s, y sus felices y buenos recuerdos, sabemos como era ese día a día en el siglo xx.

DSC_0066En esta época todas las casas eran de labranza y luego estaba la de los pastores. Tan solo había dos casas propietarias Biscarre, en la antigua Mundusemerena, y la antigua Dorrekoa llamada entonces Apezarrena, de la familia Yabar. Esta era casa fuerte, cuya finca la trabajaban todas las demás familias del pueblo; Monreal y Urkia en la antigua Nikolaurena, luego llamada Ekisoian por la familia Ripodas llegada de allí. Roldán en Asarikorena o Jaberri, Ripodas en Apezarrarena o casa del Guarda o de Simón y luego los pastores en lo que fue la abadía.

Eran familias de labradores, cultivaban cereales, viña, tenían huertas y frutales y tenían algo de ganado, que solían vender anunciando en la prensa de la época: vacas, terneros, burros, perros pastores, etc. También se hacía vino txakolí en la prensa que había en la gran casa de Apezarrena

En la antigua Abadía, casa de los pastores, (de ovejas, no de almas), entonces propiedad de los Yabar-Maisterrena, estaba el pastor Linto, luego Eneriz, casa de la Bere y finalmente Iribarren?? Las ovejas las guardaban en las cuadras de la antigua Apezarrarena.

IMG_20151028_191743

En algunas casas como en Ekisoain solían coger a algún joven nabarzal para ayudar con el ganado.

Cultivaban la tierra, cosechaban y trillaban. En esa época utilizaban cuatro eras en el pueblo: la de Jaberri, la de Viscarret, la de en medio de Ekisoain junto al palacio, y la que estaba en frente de la casa de los pastores, allí se trillaba con trillo, había dos, de buey y de burro, se subían a los críos y crías encima de los trillos y daban vueltas. Años más tarde la trilladora se colocaba en la plaza. Para almorzar marmitako y buenos tragos de vino de la bota. Cuando levantaba viento a aventar!

DSC_0017

las mujeres lavaban las coladas detrás de la casa Apezarrena, donde estába el lavadero, (Antiguamente lo hacían en el río junto al camino a Najurieta). Este lavadero seguramente se hizo a la vez que el aska del pueblo cuando trajeron el agua en 1924.

Junto a éste había un pozo en cual el hijo de la Bere y el Pastor se cayó, pero lo sacaron pronto…, La fuente estaba revestida de hermosas baldosas coloridas. Allí había un jardín con su magnolio, lilos y rosas.

En el río, junto al puente del camino a Najurieta, se solían bañar y hasta coger cangrejos! junto al puente de piedra ahí también había una buena poza para bañarse!

En la plaza, en la trasera de la iglesia se jugaba a pelota, Por eso esa pared estába revocada. A menudo se les iba la pelota al campo de abajo y había que ir a buscarla. En la plaza alotro lado del camino había un silo, ahora en ruinas, al cual no dejaban acercarse a l@s pequeñ@s porque era peligroso. Este al final acabó siendo un basurero y escombrera.

El pueblo estaba rodeado de árboles frutales, junto al DSC_0078río había un campo, al otro lado de los nogales del camino de Zabalzeta, lleno de manzanos. Al otro lado del pueblo hacia el monte estaba lleno de perales.

También había huertas, un@s las tenían junto al río y camino de Najurieta, otr@s en cambio, las tenían debajo del cementerio  junto al hoy deforestado barranco de Antsoain. Allí abajo, junto al monte tenía la huerta casa Nicasio, la cual regaban de un manantial que salía allí mismo. El Palacio (Apezarrena entonces) quiso también tener la huerta allí ya que salía agua, roturaron un pedazo de monte y les salió un aska de piedra enterrada… Una antigua fuente!!!

DSC_0028s

En el camino de Najurieta y de Alzorriz había sendos puenticos de madera. El de Najurieta se sustituyó por uno de hormigón y el de Alzorriz desapareció hace mucho.

El cementerio, de principios del siglo xx, a mitad de siglo se agrandó y se construyó el panteón de Apezarrena

baltegia2

El pajar que da a la plaza tenía una ventana para meter el grano y la paja, desde allí jugaban l@s niñ@s a saltar a la plaza. En ese pajar abajo guardaban la carroza del palacio! si si…tenían carroza y también tuvieron uno del los primeros coches del valle. El palacio o Dorrekoa (entonces llamada Apezarrena) era casa fuerte y tenían criad@s, sirvientas y jardineros. La casa tenía calefacción y debía estar llena de muebles, arcones de madera y tapices. En una habitación guardaban una antigua virgen de madera románica, unos cálices y candelabros de plata que ahora están en el museo diocesano. No vivían de continuo pero cuando venía en agosto la propietaria al pueblo dicen que había revuelo, alegría!

A los pueblos solían caer de vez en cuando gente peculiar, a los cuales siempre se les invitaba a comer. Había vendedores ambulantes como un tal Salvador que vendía agujas, otro hojitas con poemas. También estaban Cándida y Ramón, una pareja de gitanos caldereros que recorrían los pueblos arreglando sartenes, pucheros y demás.

-Sartén arreglada con remaches. “Ramón, está ya para darle otro repaso!!!”

DSC_0071

También estaban los pobres que solían dormir en algún pajar, algunos de estos solían cortar la leña también. Un día uno de estos itinerantes durmió en el pajar de Biscarret a la mañana siguiente amaneció muerto.  Era Julio Estella Urrecho de 54 años de Logroño. Vino la policía a esclarecer lo sucedido. Este hombre se enterró en el cementerio. El periódico de la época “El pensamiento Navarro” se hizo eco de la noticia:

20210116_203153_2

También hubo otro en casa de Simón Ripodas, La casa del guarda, antigua Apezarrarena, se llamaba Alberto Ruiz, de Santo Domingo de la calzada, su familia le buscaba pero él no quiso volver. Cuando falleció lo enterraron en Najurieta. Eran vidas duras las de estos. Solían darle al vino a menudo…

Años más tarde cuando la casa de los pastores se abandonó, Eulogio Viscarret la utilizaba a menudo para pasar sus ratos, si no, se iba a cazar o coger algún conejo, cangrejos o caracoles con su amigo Simón Ripodas. Luego subía a Pamplona a venderlos. También se hizo detrás de esa casa un cubierto, era una especie de tasca o bodega. Casi a final de año, el treinta de noviembre, eran las fiestas. En el cubierto junto a Viscarret se juntaban unas veinte parejas a bailar al son de un acordeón, recuerda ahora con cariño un señor de Zabalegi que trabajó de navarzal en casa Ekisoain.

…y así transcurría la vida tranquila en este pequeño pueblo, pequeñas historias y anécdotas guardadas con cariño en la mente de sus vecin@s a pesar que entre el 1936-39 se vió alterado por el golpe de estado franquista, la guerra civil y los duros años de la posguerra. Según las fichas de combatiente de la guerra civil, de Zoroquiain salieron nueve jóvenes del bando sublevado: Augusto y Vicente Irigoien Urkia, Andrés y Eulogio Viscarret Ozcoidi, Hermenegildo y Alejo Ripodas Braco, Lorenzo Monreal Aranguren, Antonio Linto Iturbide y Anibal Ramos Nieblas. A un kilómetro del pueblo en la tejería de Monreal-Elo está la fosa común más grande de Navarra….

Muchas gracias a antigu@s vecin@ y descendientes como; Sagrario Eneriz hija del pastor, Josefina Monreal o a la familia Irigoien Urkia, Familia Biscarret, Baquedano, Familias Ripodas y familia Yabar.

-A continuación un enlace al video sobre patrimonio inmaterial  del valle de Unciti-Untzitibarra: Untzitibarra.

No se entiende que no salga nadie de Zoroquiain en este video cuando todavía viven casi todos l@s antigu@s vecin@s de cada casa de un pueblo casi despoblado…Todos acuden al pueblo varias veces al año…..siempre con muuuuuchas cosas que contar!!!